lunes, 19 de noviembre de 2007

Errores en la biblia

PREGUNTA:

Mateo 27,5: "Entonces él, arrojando las monedas en el Templo, salió y se ahorcó."
Hechos 1,18: "Este, pues, compró un campo con el precio de su iniquidad, y cayendo de cabeza, se reventó por medio y se derramaron todas sus entrañas."

¿Cómo podría explicarse esta divergencia sobre un mismo hecho?

RESPUESTA:

Admitamos que no es difícil encontrar esta clase de errores en la Biblia. Otro ejemplo famoso, quizá más serio, se refiere a la genealogía de Jesús: las listas de Mateo y de Lucas coinciden realmente muy poco. Si uno mira los relatos de los libros de los Reyes y los de las Crónicas, que se refieren a un mismo periodo concreto de la historia de Israel, no deja de haber diferencias. Por ejemplo, para las Crónicas, quien hizo todos los preparativos materiales para el templo de Jerusalén fue David, mientras que según los libros de los Reyes esos preparativos los hizo Salomón. Hay muchos más ejemplos.

Por supuesto que para nuestra mentalidad científica, que idolatra la precisión en el tiempo y en el espacio, estos errores se interpretan como señales para desconfiar. Si tres personas reportan un accidente y alguien dice que el carro era rojo, y otro que era verde, y otro que era blanco, lo que empiezo a sospechar es que todo es inventado.

La Biblia fue escrita en un tiempo muy distinto al nuestro, un tiempo en que la verdad no estaba siempre ni necesariamente ligada a la exactitud. No es un lenguaje fantasioso, ni mentiroso, sino un lenguaje que hace más énfasis en el aspecto del impacto y el significado de los hechos que en la minuciosa descripción de los mismos hechos. A esta clase de lenguaje, que suele ser despreciado por la ciencia natural, lo podemos llamar "lenguaje intersubjetivo," para distinguirlo del lenguaje "objetivo" (que es el ideal científico) y del lenguaje "subjetivo" (que es el de la fantasía).

El lenguaje intersubjetivo es de una importancia inmensa, la cual no ha disminuido con el paso del tiempo, porque sencillamente está anclado en lo más profundo de nuestra experiencia de ser seres humanos. Un par de ejemplos. Si un niño vuelve a casa contando a la mamá que hubo un incendio cerca del colegio y que llegaron "como cien bomberos," la mamá no llamaría mentiroso al niño si luego llama al Departamento de Bomberos y le dicen que fueron enviados exactamente veintitrés. El número es importante no porque añada algo a la precisión de los datos, sino porque le hace ver a ella cómo ha vivido su hijito esa experiencia.

Otro ejemplo: la novia le dice al novio que no quiere que se separen y añade sonriendo: "Es que sin ti yo no podría vivir." Un científico que la oyera podría decir: "¡Eso es mentira! Las estadísticas demuestran que una niña de tu edad se habrá recuperado de un rompimiento con el novio en menos de diez meses." Y sin embargo, el novio, que es experto en lenguaje intersubjetivo sabe que ella le está diciendo algo que es cierto aunque no es exacto.

La clave en el lenguaje intersubjetivo es que uno conoce algo o mucho del contexto y la intención del que habla. En el caso de la Biblia eso se traduce en algo muy sencillo, que es comprender que la Biblia no fue escrita para enseñarnos astronomía, historiografía o derecho penal sino para enseñarnos a explorar nuestro propio corazón y descubrir en él la necesidad de Dios y el camino que nos lleva hacia Él, porque es el camino de misericordia que Él mismo quiso recurrir en Cristo para nuestra salvación.

Fuente: www.fraynelson.com

1 comentario:

David dijo...

Yo he tenido muchisimos intercambios de opiniones con respecto a estas diferencias, y con respecto a este pasaje, me parece que pueden existir explicaciones que no contradicen la logica.

Judas arroja las monedas, y sale a ahorcarse. Cuando se ahorco? no lo dice. Pudo ser unos minutos, o algunos dias despues.

Entonces, pudo salir, comprar el campo, que paradojicamente, vale 30 piezas de plata. Y se ahorca.

Como muere? hay dos opciones igualmente logicas.

1. Al momento de ahorcarse, algo falla, pudo romperse la cuerda o el arbol, y en lugar de morir desnucado y sin dolor, muere a raiz de la caida del arbol.

2. Muere ahorcado, pero nadie lo toca (maldito el que colgare de un madero) por lo tanto, presenta signos de descomposicion, y cuando cae, esa misma descomposicion, hace que sus entrañas exploten y salgan.

Y listo... el mismo hecho, dividido en dos testimonios diferentes, da lugar a un evento sin contradicciones.

Bendiciones